Aficionado del Spartak confunde “Café Iruña” con “Coruña” y el taxista le lleva hasta Galicia

Facebook
Twitter
Whatsapp

Dimitri Timotchenko no olvidará fácilmente esta eliminatoria de UEFA ante el Athletic, un problema con el idioma le llevó la pasada noche hasta la ciudad gallega de A Coruña. Ahora, cuenta las horas que quedan para el partido, esperando llegar a tiempo, según su cuenta de instagram ya se encuentra en Gijón, y tiene pensado coger un autobús que le permita llegar antes de que comience a rodar el balón.

Los problemas para Dimitri comenzaron el pasado martes, este muchacho de 28 años, que nada tiene que ver con el mundo ultra, acostumbra a viajar con su novia apoyando a su equipo de toda la vida, el Spartak de Moscú.




El martes por la noche, tras cenar junto a su novia en un restaurante del centro de Bilbao, ella le dijo que quería poner fin a la relación, que Dimitri era un hombre “frío”. Ninguna explicación más. Esa noche ella durmió en el sofá de la habitación del hotel y el bueno de Dimitri ahogó sus penas en vodka.

El miércoles, ya en solitario, acudió a un bar de la Plaza Nueva a desayunar. Ahí se llevo el segundo mazazo: no había ensaladilla rusa. Tras cagarse en todos los zares, el joven Dimitri tuvo que conformarse con un pintxo de tortilla y cayó otra botellita de vodka para dejar de pensar en su exnovia Nadia. Habló con un grupo de seguidores del Spartak que andaban por la zona, y quedaron en verse ayer por la noche en el Café Iruña.

 

spartak aficionado
Dimitri se imaginaba así en Mazarredo

Tras una duchaja, Dimitri estaba listo para salir por Bilbao, él fantaseaba con cenar un buen chuletón y después tener un poco de pendoneo con alguna joven bilbaina. Pobre iluso.
Se acercó a un taxi, y le indicó que le llevase a “Coruña“. El taxista le dijo que si estaba seguro, que coruña se encontraba muy lejos, pero como Dimitri no tiene ni idea de inglés ni mucho menos de español, asintió con la cabeza al tiempo que enseñaba un gran fajo de billetes.

“Los rusos son algo raritos y estrafalarios”  pensó el taxista, así que sintonizó la COPE y enfiló hacia Galicia. Según nos cuenta él mismo: “A la altura de Noja vi que miraba mucho el móvil, estaba como nervioso, pero sacó de la riñonera una petaca con vodka y después de bebérsela de trago se puso a mirar el paisaje. Le di cera al dacia y en 5 horitas estábamos en la playa de Riazor. Me dejó 10 euros de propina, me comí una de pulpo a feira y me vine de vuelta, él se quedó allí tan campante. Soy del Athletic a muerte, pero el Spartak ha ganado en mi un aficionado”.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Un comentario sobre “Aficionado del Spartak confunde “Café Iruña” con “Coruña” y el taxista le lleva hasta Galicia

  • el febrero 24, 2018 a las 2:28 am
    Permalink

    Sois unos monstruos xD
    Muy bueno

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *