Aprueba la oposición a ertzaina pero no entra al cuerpo por tener el pene demasiado grueso

Facebook
Twitter
Whatsapp

El joven Patxi F. K. del barrio bilbaíno de Irala, ha visto frustrado su sueño de ser ertzaina. Horas de estudio, de preparación física….le sirvieron para aprobar la oposición y ser uno de los cinco mejores opositores, pero en el reconocimiento médico, una tara en su entrepierna le ha privado de convertirse en agente de la ley: su pene es demasiado grueso.

Patxi siempre ha sido un fiestas, él no lo niega. Deusto, Leioa, Mungía, Portu….se hacía todo el circuito, siempre con sus inseparables litros y su riñonera de tela donde guardaba sus porrillos. Un hecho sucedido hace seis meses, provocó que este joven de 34 años cambiase radicalmente de vida.




En plena nochevieja, cuando su borrachera era tan grande que le impedía articular dos palabras seguidas, Patxi se puso a orinar en una pared. Pegó varios bandazos intentando mantenerse en pie, y al terminar, se separó del muro varios metros, y lo que vio le cambió la vida.

En la pared blanca, se distinguía perfectamente una imagen creada con el trazo de su orina. Era el dibujo perfecto de una paloma, con todos sus detalles,que llevaba en el pico el escudo de la ertzaintza. “Es una señal” pensó Patxi.

El mismo 1 de Enero se puso a estudiar y a preparar las pruebas físicas. Con todo aprobado, y siendo de los mejores, llegó el momento de la revisión médica, al bajarse los pantalones, el doctor fue franco y le dijo a Patxi: “Lo siento amigo, con eso no puedes patrullar”. Patxi no entendía nada, pero el doctor le explicó , que dado el grosor del pene, con el uniforme de trabajo, parecería que Patxi llevase una porra oculta, lo cual no es reglamentario y podría suponerle problemas.

oposiciones ertzaina porra pene
Patxi, sujetándose la porra

“Patxi, imagínate que una anciana te pide ayuda, y al mirar hacia abajo ve semejante porra en el pantalón. Se asustaría, y no queremos eso en la ertzaintza”, le explicaba la directora de RRHH a Patxi, que no entendía nada. “Joder, no voy a ser policía por ser un pichagorda, esto es increíble” se lamentaba el bilbaino.

Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.