Bilbaino operado de fimosis se hace una cazadora, unos zapatos y dos carteras

Facebook
Twitter
Whatsapp

Mikel Ortueta, del barrio bilbaino de Santutxu llevaba esperando este momento años, por fin ha pasado por quirófano , se ha operado de fimosis, y con lo que el cirujano extrajo tras la intervención, el joven Mikel se ha confeccionado una cazadora, unos zapatos a juego y dos carteras.

 

operado de fimosis
Mikel orgulloso con su chaqueta. A la izquierda fimosin, su inseparable amigo durante muchos años

La vida de Mikel era feliz, tiene la suerte de vivir en Santutxu, un buen curro como camarero en un bar de somera y además al ser de Santutxu lo que gasta entre las piernas tiene buen calibre. Pero la felicidad no era completa por un pequeño detalle, a su amigo de abajo le sobraba piel en demasía, así que tras pensarlo detenidamente durante 2 años, por fin se decidió y se ha operado de fimosis.




La intervención no duró más de una hora. Antes de empezar, Mikel insistió a las enfermeras en que no tirasen la piel sobrante, que tenia planes para ella. Hemos hablado con Ikerne R. F. estudiante de último año de enfermería, que ayudó a tratar a Mikel en Basurto: “El tío era un poco pesado con que no tirásemos nada, nos insistía continuamente en que iba a hacer unas cosas de la ostia con ella. Se pasaba las horas con el móvil viendo vídeos en youtube de tutoriales sudamericanos. Pensaba que eran sobre operarse de fimosis, pero no, eran sobre confección de ropa”.

 

operado de fimosis
Mikel ha comprado en internet esta mochila para que haga juego con la cazadora.

Pasada la operación, el doctor llegó con un paquete y le entregó a Mikel todo lo que sobró tras operar. El médico, que era un cachondo, le dijo que había visto cachopos en Asturias más pequeños que esas grandes lonchas. Mikel llegó a casa y se puso manos a la obra. Con ayuda de su abuela, y bajándose patrones de internet, se hizo una cazadora ajustada, unos zapatos a juego, y le dio para dos carteras-monedero. Lo primero que hizo fue regalarle una cartera a su novia Idoia.

Mikel envolvió emocionado la cartera, pero se vino abajo cuando Idoia abrió el regalo y vio la cartera, ya que lo primero que exclamó fue : “Tio, esto huele a pis”.
Cuando Mikel le contó el origen de la cartera, Idoia exclamó que eso era un ascazo y cortó allí mismo con Mikel. De nada valieron los whatsapp de Mikel arrastrándose, donde le decía “Lo hice con toda mi buena intención, era para que siempre llevases una parte de mi encima”.

Tocado por la ruptura pero no hundido, llamó a los colegas y salieron de fiesta por Mazarredo. Mikel era el alma de la fiesta, pub donde entraba, pub donde las chicas se acercaban a tocar su peculiar cazadora. Mikel tenía la lección aprendida, y cuando las chicas le decían que aquello estaba muy suave y de qué material estaba hecho, él respondía “Se saca del tronco de un árbol de la selva amazónica”. Al final tuvo suerte, y pudo pillar con una morena en el galeón, fue uno de los 8 bilbainos que pillaron ese sábado en Bilbao.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *