El cementerio británico de Bilbao

A pocos kilómetros de Bilbao, en Loiu se encuentra un lugar desconocido para la mayoría de Bilbainos: El cementerio británico de Bilbao.

 

cementerio ingles de bilbao
Capilla protestante en el cementerio inglés de Bilbao

      

El Cementerio británico de Bilbao

Este pequeño camposanto es el lugar donde se trasladaron los cuerpos del antiguo cementerio ingles que se encontraba a las orillas de la ría de Bilbao, en los terrenos donde actualmente acaba la pasarela Pedro Arrupe. El nombre “campa de los ingleses” no proviene del lugar donde se dieron los primeros puntapiés a un balón , sino que lo hace por ser el lugar donde se enterró a los súbditos británicos desde 1605.

Orígenes

Parte del terreno que hoy conocemos como Abandoibarra fue denominado durante muchas décadas del siglo pasado como “Campa de los Ingleses” a tenor de la existencia en el mismo de un cementerio británico cuyo origen se remonta a Julio de 1605, cuando el rey Felipe III firmó en Valladolid un tratado comercial con el Reino Unido en el que se cita expresamente la fijación en Bilbao de un “camposanto de los ingleses” en una isla que formaba el Nervión a la altura de La Salve, llamada “Isla de los Siete Árboles”.

El documento más antiguo que existe de aquel cementerio británico de Bilbao es una lápida fechada en 1806 a nombre del capitán  Archibal Selman.

Las continuas crecidas de la ría, y el poco mantenimiento del lugar, hizo que el lugar se encontrase en un estado ruinoso, de tal manera que, en 1860, en una visita del cónsul Mr. Young, apelando a las excelentes relaciones comerciales y de amistad que existían entre Bilbao y su país, solicitó, consiguiéndolo,la propiedad del suelo al Consulado Británico en la Villa

 

 

En el trabajo de Julio Aramburu se detalla el estado del cementerio : “Cuando el Señor Young (Cónsul) llegó a Bilbao, se le hizo notar la lamentable condición del cementerio inglés de Bilbao, un trozo de tierra, sin encercar, situado tan solamente elevado sobre las orillas del Nervión y las circundantes marismas de los alrededores, cubierto de hierbajos y matorrales y medio sumergidas en cada marea; las pocas lápidas restantes estaban rotas, borradas o derribadas.”

Aprovechando el elevado número de compatriotas que se encontraban en la comarca trabajando en la linea ferroviaria Bilbao-Tudela, logró una contribución para restaurar el cementerio de 227 libras,  a la cual a instancia del Señor Young  el Gobierno de Su Majestad añadió una donación de una suma igual.

Con unas medidas de 450 pies de largo y 90 de ancho, se elevó sobre el nivel del antiguo cementerio, añadiendo una valla y una empalizada que protegían todo el conjunto. Varias de las lapidas fueron restauradas, entre ellas la del capitán Archibal Selman que se ahogó en la ria de Bilbao en 1806. También se reparó el monumento a la memoria del coronel Campell de la 74aba Escocesa
quien fue herido en la batalla de Pamplona el 8 de Julio de 1813 y murió en Bilbao en el siguiente mes de Octubre. 

Finalmente, El  Cementerio británico fue consagrado por  el Obispo de Gibraltar el 27 de Octubre de 1889.

El precio establecido para las inhumaciones era el siguiente:

  • Para el enterramiento de un súbdito británico fallecido
    en primera clase ……………………………… 500 Reales Vellón
  • Segunda clase (para los trabajadores incluyendo a
    los marinos) ……………………………………….. 250 Reales
  • Niños menores de 10 años una mitad.
    Permisos para instalar una lápida o monumento 500 Reales
  • Para cualquier otro espacio superior al necesario
    para la colocación del ferétro, requerido para terreno
    ornamental alrededor de la tumba, o para la instalación
    de monumentos etc. un sobrecargo adicional
    por cada pie cuadrado ………………………… 50 Reales

Mientras, Bilbao fue creciendo , no había acabado el siglo XIX cuando el Ayuntamiento ya instó a los británicos para que abandonaran el emplazamiento del cementerio a lo que éstos se negaron. Ya en el XX fue la propia Junta de Obras del Puerto de Bilbao la que les rogó el traslado en atención a la ampliación de los muelles de la Ría, pero tuvo que ser una Real Orden dictada en 1908 la que determinó su clausura que llegaría casi veinte años después tras numerosas negociaciones.




Se le ofreció al nuevo cónsul un emplazamiento entre Burceña y Lutxana llamado “Munoa”, pero los vecinos pusieron el grito en el cielo por tener un camposanto “no católico” junto a sus casas, finalmente fue Loiu el lugar elegido para el traslado. cuya escritura de compra se firmó el 5 de setiembre de 1927 por un total de  141.172,06 pesetas.

El contrato para la construcción del nuevo cementerio británico de Bilbao fue asignado a Don Víctor Múgica de Bilbao siendo arquitecto Don Emilio Otaduy. Otaduy diseñó dos capillas, una protestante y otra católica, en las que se empezó a oficiar en octubre de 1929.

cementerio ingles bilbao
Plano del cementerio británico de Bilbao

La transferencia de los monumentos y lápidas, y la exhumación y reenterramiento de los restos ya había comenzado. Este trabajo fue asignado al señor Azcuna de Derio, supervisado de cerca por el Consulado. Comenzó en Junio de 1929 y fue completado para finales de Octubre de aquel año. Incluyendo el monumento a los caídos (Cenotafio).El número de monumentos y lápidas es de 138 y el número de restos conocidos 402. Como el viejo cementerio fue totalmente excavado de punta a punta a una profundidad media de 6 pies , numerosos restos de antiguos enterramientos fueron hallados en la zona más alejada de la entrada.



Unos 319 muertos sin poder identificar fueron trasladados y reenterrados en el nuevo terreno en fosas individuales, cada uno marcado con una cruz. Se puso especial atención para que las piedras y monumentos se  colocasen exactamente como habían estado en el viejo cementerio junto a la ria de Bilbao.

 

cementerio ingles
Soldados de la Commonwealth fallecidos en la segunda guerra mundial

El último enterramiento que tuvo lugar en el viejo cementerio, fue el de Norbert Goldenberg, un ciudadano americano que falleció en Bilbao el 27 de Marzo de 1929 y fue enterrado el 29 de ese mes. El primer enterramiento en el nuevo cementerio británico de Bilbao , ya en Loiu fue el de Margaret Agnes Gaffney, de nacionalidad irlandesa, que falleció en Bilbao el 8 de Julio de 1929 y fue enterrada en el recinto católico del cementerio el 11 de aquel mes.

Dentro de la capilla protestante, hay una placa conmemorativa que tiene una curiosa historia, la placa dice así:

“A la memoria de: Andrew Wauchope, Teniente Coronel de Su Majestad Británica del 20 Regimiento de a pie; era hijo mayor de Andrew Wauchope, cabeza de la antigua familia de Niddrie Marischall en Escocia. Después de veinte años de Servicio en el Ejercito Británico en Holanda, Corcega, Egipto, Las Indias del Este y del Oeste y en España recibió una herida mortal en acción cerca de Echalar en los Pirineos el 2 de Agosto de 1813. Falleció en Pasajes el 17 de Septiembre siguiente a los 35 años de edad. “

cementerio britanico de bilbao
Zona de los soldados de la Commonwealth

Esta pequeña placa fue traída desde la vieja capilla del cementerio inglés , donde el cónsul Young la colocó en 1870. El cónsul la encontró en el suelo abandonada en medio de la basura de una trastera adjunta a la oficina de un mercante español en Bilbao. Dicho mercante no supo explicar su presencia allí, pero suponía que podría haber venido a las manos de su padre medio siglo antes, con el propósito de enviarla a Pasajes donde el Coronel Wauchope había fallecido. Más tarde el señor Young consiguió ponerse en contacto con los familiares del oficial fallecido que estaban encantados de saber que la placa que hacia tiempo perdida y olvidada había sido encontrada y convenientemente colocada para su conservación.

Curiosamente, en la parte superior derecha de este cementerio  británico se habilitó una zona para que fuera utilizada por miembros  de la Commonwealth, lo que ha permitido que el cementerio británico sea última morada de marinos y soldados de distintas nacionalidades caídos durante la segunda guerra mundial, incluso de media docena de chinos, súbditos de Hong Kong, que en su momento fueron mozos o cocineros de los buques aliados.

cementerio ingles de bilbao
La torre del aeropuerto domina el cementerio

Actualmente el cementerio británico de Bilbao se puede visitar los fines de semana. Es propiedad británica .  Como curiosidad añadida, las lápidas con pájaros indican que el soldado pertenecía al cuerpo de aviación, y las siglas MN indican que pertenecía a la marina.

 

Fuentes: 

Trabajo de 1985 de JULIO C. ARAMBURU DE S EGURA Y LUPIAÑEZ

Revista Bilbao 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.