Confunde el freno de mano con el miembro viril del profesor en su primer dia de autoescuela

Facebook
Twitter
Whatsapp

Momento incómodo el vivido ayer en el parking del puerto deportivo de Algorta. La zona suele ser punto de partida de numerosos coches de autoescuela, desde donde parten a rodar por las carreteras de Vizcaya. En uno de esos coches se produjo una situación insólita hasta ahora, la conductora en prácticas sujetó con firmeza el manubrio del profesor de autoescuela, pensando que se trataba del freno de mano del vehículo.

 

confunde freno de mano
“Mi profesor va bien armado”

A Agurtzane Oyarzábal G. no se le olvidará fácilmente su primera clase de conducir. Tras aprobar el teórico sin un solo fallo, ayer tenía cita a las 6 de la tarde en el puerto deportivo para su primera clase práctica. Este momento siempre es sinónimo de nervios, confusión, intranquilidad…solo así se justifica que alguien confunda un cipote con un freno de mano.




A las seis en punto , Josu Baigorri, el profesor de la autoescuela “RACING” llegó al parking con su peugeot 208. Tras enseñarle a Agurtzane aspectos técnicos sobre el motor , se metieron en el vehículo para la primera clase práctica.

Tras una breve introducción, Josu le indicó a la alumna que agarrase con fuerza el freno de mano, y que lo empujase con brío hacia abajo. En ese momento, la joven llevó su mano derecha a la entrepierna del profesor de autoescuela, y sujetó con fuerza el miembro viril. A partir de ahí, las declaraciones son contradictorias, según Josu : “Me agarró el cipote como si fuese un vaquero de Texas en un rodeo. No hizo el gesto de retirarlo rápido como cuando quema algo, no. Se quedó así cuatro o cinco segundos, yo miraba hacia mi entrepierna en silencio, y ella tenía los ojos puestos en el parabrisas, pero estoy seguro de que miraba de reojo hacia mi amigo calvo. Se me secó la boca de inmediato y tragué saliva, me vino el recuerdo de lo que me pasó hace años cuando una chica no se aclaraba con la marcha atrás y me dijo –Métemela-…”

 

confunde freno de mano
“Disculpe, se le ha caído una miga en la entrepierna. Yo se la cojo….y la miga también”

La joven de Algorta difiere en lo sucedido, ella cuenta: “El coche ese es muy pequeño, y reconozco que se me fue la mano hacia él. Pero vamos, tocar un poco y ya está. Si es cierto que aluciné con la manguera que gasta entre las piernas, con razón todas mis amigas se han sacado el carnet con él, vaya pájaras. No estuve tanto rato, apreté un poco con el dedo buscando el pitorro y como no lo encontré retiré la mano”.

La clase terminó ahí, este viernes en el puerto deportivo tienen la segunda clase. Josu ha decidido ir con su mujer, que estará en el asiento trasero observando cada movimiento de la joven. “Como lo vuelva a hacer la vamos a tener porque mi mujer es de armas tomar”.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.