Despedido un txapelgorri por usar la txapela fuera de servicio para hacer travesuras con su mujer

Facebook
Twitter
Whatsapp

Consternación entre el colectivo de txapelgorris de San Mamés, al conocerse la noticia de que uno de sus miembros ha sido despedido fulminantemente. El motivo causa sorpresa e indignación a partes iguales, utilizó la txapela reglamentaria como complemento durante las relaciones íntimas con su mujer.

 

txapelgorri san mames
El uso de la txapela fuera de servcio está terminantemente prohibido.

A Iker F. G. de Santutxu, y txapelgorri durante los últimos 15 años de su vida, las travesuras con su mujer le van a salir caras. El uso de la txapela roja para otros usos fuera de los estrictamente necesarios para las labores en San Mamés, está penado con el despido. En resumidas cuentas, Iker ha tirado 15 años de trabajo por un polvete.




Nos reunimos con él en una terraza de la Plaza Nueva, visiblemente afectado, accede a contarnos lo sucedido:

“En 15 años no he faltado ni un día a mi trabajo en San Mamés. he revisado más de 20.000 mochilas, he probado miles de bocadillos para ver si la tortilla de patatas lleva cebolla como marca la ley….y ahora por hacer un poco feliz a mi Maite, me mandan al paro. Mira que tengo un montón de txapelas negras en casa, pero no, tenía que ser roja”. Iker nos puntualiza que sólo la han utilizado para las travesuras  una vez. Según nos cuenta, a su mujer le daba morbo ver a su marido con ella puesta en plena faena, e Iker intentó complacerla, desconocedor de que le iba a salir caro.

txapelgorri san mames
Esta misma cara de felicidad tenía Iker

“No entiendo cómo me han podido pillar, nos cuidamos mucho de que nadie nos viese, pero ya sabes cómo es Artxanda, te aparece alguien buscando setas, y como todos llevamos el móvil encima, pues me sacarían una foto mientras daba de comer a la nutria. Ya es mala suerte“. Iker ha recibido el cariño de sus compañeros txapelgorris, son numerosos los mensajes de ánimo que llegan a sus redes sociales, e incluso en una de las puertas de san mamés, una pintada reza “Iker gudari, moriste con la txapela puesta”.

Nos despedimos de Iker con un apretón de manos, y cuando nos estamos alejando, grita nuestro nombre. Nos giramos y saca algo de su bolsillo: la txapela roja. Con una gran sonrisa nos dice: “Ahora al menos estoy todo el día dale que te pego con la mujer”. Un grande este Iker.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.