Encuentran en el Pagasarri al último superviviente.

Facebook
Twitter
Whatsapp

El popular protagonista del programa “El Último Superviviente”  Bear Grylls, ha sido visto en el monte Pagasarri por un grupo de Domingueros. Nos dieron el chivatazo de dónde encontrarle, y hablamos con este hombre que es experto en supervivencia y ha sido soldado de las fuerzas especiales Británicas.

Tras su aventura, hemos podido hablar con Bear mientras se toma un pintxo de tortilla y un kalimotxo para recuperar fuerzas:

“Siempre busco retos nuevos, y pasar 2 días en el Pagasarri era uno de ellos. Me fascinan los peligros de este monte, las cabras, los jabalíes e incluso las vacas suponen grandes dificultades para cualquier superviviente. El primer día fue bastante duro, la cuesta después de la valla casi me hace echar los pulmones por la boca, pero mi entrenamiento en las fuerzas especiales Británicas impidieron que eso sucediera. La gente habla mucho del K2 o del Annapurna, sin duda no conocen los horrores del Pagasarri, fíjate, cada vez que pronuncio su nombre se me pone la piel de gallina”





Bear, nos interrumpe para pedir otra ronda a la camarera “More kalimotxo” le dice:

“Me costó tiempo encontrar yesca para poder hacer un fuego, pero tras caerme entre zarzas un par de veces la encontré y pude calentarme. La búsqueda de comida también es difícil, muchas setas me produjeron efectos laxantes, menos mal que llevaba unos calzoncillos de sobra,!Vaya sudores!. Pude alimentarme durante día y medio de una vaca que campaba cerca del refugio, se me hizo raro mamar de sus ubres, pero no son muy diferentes a las de mi mujer. Me monté una caseta con las maderas que usa el refugio para su chimenea, pobres ilusos, van a pasar mucho frio. Cuando terminé la supervivencia y bajé a la ciudad saludé como a 20 señores de 70 años subiendo sin camiseta, vaya físico, que envidia”

 

pagasarri
El pobre Bea se cagó vivo, y como buen superviviente, usó sus calzoncillos como método de limpieza

Le preguntamos al gran oso Bear a ver que mas ha hecho en nuestra gran ciudad antes de volverse a su País:

“Bajé al casco viejo a beber una bebida que llamaban Kalimotxo, y al final como buen inglés terminé liado hasta las cejas en un pub after junto a varias personas que no conocía de nada. Sé sobrevivir en sitios mortales, pero la mierda que llevaba encima tras 20 kalimotxos me puso a prueba, partí motor, pero no hay nada como comer un poco de yesca para aguantar lo que quedaba de fiesta. !Arriba Pagasarri con Kalimotxo!”



Es una pena que vosotros nuestros lectores no podáis escuchar la pronunciación de Bear diciendo Kalimotxo, para nosotros ya es un Bilbaino mas.

Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.