Expulsan a un joven de una caseta de la feria de Abril por decirle al camarero “Para rebujito, el que sale de mi pito”

Facebook
Twitter
Whatsapp

La polémica está servida después de que ayer , los miembros de seguridad de una caseta muy conocida en la feria de Abril sevillana, “invitasen” a abandonar el lugar al joven Igor Olletxea J. , de Deusto. El motivo no es otro que acercarse a la barra y decirle al camarero “Para rebujito, el que sale de mi pito”.

Sevilla está dividida entre los que piensan que se ha sido demasiado estricto con la expulsión del joven bilbaino, y los que aplauden la medida. Mientras que para unos, hay que poner la frase en el contexto de fiesta, alcohol y risas que ofrecen la feria de Abril, otros defienden que en las casetas siempre debe reinar el respeto y el decoro, que los buenos modales no están reñidos con la fiesta.




Hemos podido hablar con Igor, que ya ha vuelto de Sevilla y nos detalla el incidente: ” Como pillar en Bilbao es imposible, empecé a tirar la caña en toda España a través de las aplicaciones de móvil para ligar. La única que me hizo caso fue Azucena, una sevillana de triana. Muy guapa y con unos pechos como el Serantes de grandes. En dos semanas ya estaba bajando en bus a Sevilla y ese mismo finde empezamos a salir”.

 

feria de abril rebujito
Igor (Izquierda) vestido para la feria de Abril

“Este año me invitó a la feria. Hay confi con ella, y lo primero que me dijo es que los pantalones ternua, las botas salomon y la camiseta de loreak mendian estaban bien para el ibilaldi o el Aberri eguna pero que no eran el atuendo apropiado para la feria, por lo que pasé por cortefiel y me vestí como un sevillano más. Un pantalón de pinzas y camisita pillona y ya estaba listo, incluso me eché gomina,¿eh? y me dejé las patillas crecer. Hay que ver lo que se hace por meterla en caliente, ¿verdad? (ríe)“.

“Yo siempre he sido muy de fiestas, las de Deusto, Mungía, puerto viejo, Santurtzi….así que pensé que en la feria de abril  iba a estar en mi salsa. Cuando llegamos al Real y vi que no llevaban bolsas del super con litros me asusté. Resulta que allí entras a las casetas y bebes ahí dentro, es una especie de txosna reservada para el grupo. Como no había litros pues me tuve que acercar a la barra a pedir”.

A partir de ese momento, según Igor , es cuando empezaron los problemas: “Le pedí un kalimotxo al camarero. Y me miró raro, me dijo que no, que era imposible. Entonces le dije que bueno, que si no era entero, que me siriviese un kalitxiki. El tío me miró aún peor, y me dijo que tampoco, que si quería un rebujito. Como los sevillanos son muy salaos y siempre están de risas, pensé que me estaba vacilando, no había oído esa palabra nunca, así que le dije lo del pito, mientras me toca el cimbrel con una mano. Y menuda se lió, el tío empezó a insultarme, vinieron los seguratas y se lió gorda, a la puta calle.”

Igor puso punto y final a su andadura por la feria de Abril, le preguntamos por cómo se lo tomó Azucena, su novia. Igor ríe y afirma “Nada, ella no se enfadó, ya sabe como soy. El día que conocí a sus padres les dije que yo votaba a Bildu, en plan broma. Después de eso, no hay nada que le asuste”.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *