Greta estalla contra Gargantúa: «Sus pedos deben contaminar una barbaridad»

Greta Thunberg, la joven activista medioambiental sueca, aprovechó su reciente viaje a Madrid para hacer una escapada de dos días a la villa de Bilbao. Ya en el botxo, la joven se dejó llevar, y dio buena cuenta de pintxos y kalimotxos en los bares más de moda de Bilbao.

«A las 6 de la mañana volvía con mi cuadrilla para casa  y nos cruzamos con ella por el puente del Arriaga , joder, es una chavala joven, pero iba haciendo eses» .Nos apunta Mikel, un joven bilbaíno. » No tengo dudas de que iba cargadita, estaba cantando canciones de ABBA a todo volumen. En cuanto notó que la reconocimos, se bajó hasta la ría por las escaleras y se puso a beber agua a morro. Pensamos que lo hizo como un gesto cara a la galería, más que por tener ganas de beberse el agua de la ría, pero estos activistas son así».




Por la mañana,al salir de su hotel,  la joven Greta se encontró por sorpresa con Gargantúa, que se encontraba en la plaza Indautxu para disfrute de niños y niñas. Según cuenta Kepa, el taxista que la acercó al aeropuerto, la sueca se puso furiosa y visiblemente disgustada: «Se metío en el taxi de un portazo, y mientras encendía su ipad, no paraba de cagarse en todo entre dientes. Gracias a mi inglés de escolapios, le pude preguntar qué cojones la pasaba. Ella me dijio que si había visto semejante espectáculo, que un aldeano de semejante tamaño, tenía que lanzar unos pedos a la atmósfera con un índice de CO2 enorme. Que es inadmisible, intolerable, inaceptable y más mierdas que no entendí. Le dije que me dejase en paz y subí la radio, que jugaba el Athletic».




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.