Jubilados de Miribilla quedan con jubilados de Santutxu en Abando para pegarse : No vale usar cachava

Facebook
Twitter
Whatsapp

Que la gente mayor suele ser mas cabezona es un hecho, pero nunca imaginábamos que una simple lubina, iba a ser el desencadenante de una batalla campal en pleno centro de Bilbao con unos participantes muy especiales: dos grupos de jubilados de entre 77 y 89 años.

pelea en abando
Ojo con los abuelos

Todo comenzó el pasado sábado en el Mercado de la Ribera, Txomin Argote, de Santutxu, y 79 años de edad, estaba en la cola de la pescadería del mercado esperando su turno, en un momento dado, sacó su iphone y empezó a revisar su instagram. En ese mismo instante, Rodolfo Iriarte, de miribilla y 80 años, llegó al puesto y compró la última lubina que quedaba.

A partir de ahí, todo se desmadró, esto nos cuenta la tendera:

“Empezaron a cagarse en Dios, en sus putas madres y en los cojones de Primo de Rivera. Menudos gritos. Tuvimos que separarles entre varios. Mientras se iban ambos juraron que eso no se iba a quedar así, y cada uno escupió en el suelo”.




Y tanto que no se iba a quedar así, al llegar a Santutxu, Txomin mandó un whatsapp al grupo “Maduritos” y les contó lo sucedido, enseguida se juntaron en un bar en torno a unos chatos de vino para planear su particular vendetta. Por su parte, Rodolfo entró en el centro de jubilados de Miribilla, y selecciónó para la batalla a los más preparados. Tuvo que descartar a varios abuelos que usan andador, pero Jose Luis, que va en silla de ruedas, dijo que podría tunearla con unos acoples de aluminio, para herir a los rivales, a Rodolfo le gustó la idea y le añadió a la lista.

A través de sus nietos quedaron en Abando para el próximo sábado por la tarde. Las normas son claras:

  •  No vale usar cachava
  • Solo puños
  •  Los de miribilla irán con camiseta abanderado de tirantes blanca, y los de Santutxu con una negra.

Edición última hora, nos ha escrito MIguel Ramón Arpaiz, de 89 años y Santutxu, el mayor de todos los participantes: “Se van a enterar los de Miribilla, luché en las guerras carlistas y espero que eso se note a la hora de soltar ostias, espero ir de tapado, tocándome la espalda como si tuviese reuma y aprovechar para pillarles por la espalda y hacerles un mataleón”.




Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.