Luis Enrique pillado pidiendo tres sandwiches del EME para llevar. El relevo de Ziganda ya está aquí.

Una de las incógnitas que traen de cabeza a los aficionados del Athletic los últimos días parece estar resuelta. El pasado lunes se pudo ver al técnico asturiano Luis Enrique pidiendo tres sandwiches para llevar en el conocido restaurante EME.

 

sandwiches del eme luis enrique
Luis Enrique ya se siente rojiblanco

Todo sucedió pasadas las ocho y media de la tarde, según un vecino de la zona, un hombre encapuchado entró al establecimiento. Este misterioso sujeto, se escondía tras grandes gafas de sol , intentando pasar desapercibido. Evitó en todo momento mirar a los ojos al camarero que recoge los pedidos, y para rizar el rizo, pidió los tres sandwiches del eme en perfecto euskara batua.





El vecino que afirma haberlo visto todo, llamado Txema, afirma con rotundidad que el sujeto era Luis Enrique. “No tengo duda cojones, que pesadito eres, era él y punto” nos cuenta tras entrevistarle en su portal.
Preguntado a Txema por algún detalle que pudo pasarle desapercibido en un principio, nos confiesa: “Ahora que lo pienso, la sudadera con capucha era del barsa, negra con el escudo en el pecho”. Todo un perspicaz este Txema. Este valiente bilbaino, siguió a Luis Enrique tras salir del EME: “Estoy hasta los huevos del cuco y no iba a dejar que se me escapase Luis Enrique, así que le seguí. El cabrón está en buena forma física y llevaba buen ritmo, pero amigo, yo me subo al paga todas las mañanas, luego me calzo un soberano en el bar del Athletic y estoy hecho un chaval, así que le seguí de cerca”.

 

luis enrique athletic
Txema es parecido al hombre de la derecha, para que te imagines.

Txema nos pide que le invitemos a un vino para seguir la entrevista. Este bilbaino bonachón es entrañable. Con su crianza en la mano nos sigue contando su aventura: “Llegamos a Pozas y se paró en un portal. Empezó a mirar a todos los lados, sin duda estaba esperando a alguien. Me escondí tras un coche, y entonces llegó la persona a la que estaba esperando….era Urrutia. Me puse muy nervioso porque por fin vi que kuko kampora, pero joder, me sudaron las manos y resbalé del coche. Me di una ostia terrible y no me acuerdo de nada, pero te juro por San Mamés que era Luis Enrique”.
Abandonamos a Txema con la sensación de que nos ha robado un vino por la cara, pero bueno, la vida es así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.