Melendi “la lía” en el funicular de Artxanda

Facebook
Twitter
Whatsapp

Melendi protagonizó un accidentado viaje en el funicular de Artxanda la pasada semana, según algunos presentes , Ramón Melendi “la preparó bien preparada” en nuestro funi. Nos acercamos a la plaza del funicular de Artxanda para ver qué hay de cierto en este rumor.

 

melendi funicular

Cerca de la boca del funicular de Artxanda nos encontramos a Angelines, en cuanto ve la cámara de bilbaotoday, nos empieza a hacer aspavientos con los brazos mientras grita “Yo lo vi, yo lo vi! Yo vi al milindris!. Le preguntamos por lo sucedido: “Estaba montada en el funi con mi Antonio para pasar la tarde en Artxanda. Nos gusta tomar la merienda allí arriba admirando el botxo, y si se tercia, que caiga algún polvete en una de las campas. En mitad del viaje, un chaval empezó a dar palmas a un cajón flamenco y a pegar unas voces terribles. Me agarré fuerte a mi Antonio, atemorizada, una ya no está para esos sustos.”




Mientras hacemos la entrevista, Angelines saluda a Justina, una vecina suya , y la comenta “A ver si me sacan en el sálvame”. Le preguntamos por los detalles del suceso, y Angelines nos relata: “El revisor del funicular se acercó a llamarle la atención, le preguntó qué estaba haciendo, y el otro respondió muy salao: -Voy caminando por la vida, sin pausa pero sin prisa, procurando no hacer ruido vestío, con una sonrísa-. Al revisor esa respuesta no le gustó, y le soltó un guantazo al milindris que lo mandó a Asturias sin facturar.”

melendi funicular
A Melendi no se le roba la pizza

“Pero no se achantó ¿eh? Se puso de pies, y se bajó los pantalones. La gente en el vagón estaba asustada, consciente de que en cualquier momento melendri podría sacar el pene y a saber que haría con él. Pero no, colocó la mano en modo cuenco, y se la puso en el trasero, al tiempo que se echaba un señor pedete.

Un hombre pasa junto a Angelines, momento en el que ella le dice “Esta noche me verás en la cuatro! Callejeros viajeros!”. Acto seguido nos sigue contando: “En un rápido movimiento, se lo lanzó a la nariz del revisor, como el que tira una pelota con cesta punta, vaya dominio tenía melindris, se nota que no era la primera vez que lo hacía. Aprovechó que el revisor estaba por los suelos buscando aire puro, para irse del funicular de un salto, allí dejó el cajón y un olor a mierda terrible”.

Antes de despedirnos, y extrañados por la sarta de bobadas que nos ha contado Angelines, le enseñamos una foto de Melendi, a lo que nos responde: “¿Quién es ese?”. Genio y figura nuestra Angelines.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.