Paran durante 5 minutos una obra en el Arriaga por la ventosidad de un espectador

Facebook
Twitter
Whatsapp

“Creo que salí mas moreno de lo que entré”, “Tuve que sacar a mi bebé de 6 meses a la calle, temí por él”, “No olía nada igual desde los baños del Arenal en Aste Nagusia”. Esta y otras expresiones se escucharon el pasado Sábado al terminar una obra de teatro en el Arriaga. Un espectador se tiró una silenciosa pero letal flatulencia, que obligó a parar la obra durante cinco minutos, y que provocó un enfado terrible entre los espectadores.




Sábado. Nueve menos cuarto de la noche en el Teatro Arriaga. La obra “Nómadas del amor”  se está representando en el escenario. Todo transcurre con normalidad, hasta que un revuelo se forma en las primeras filas del teatro, y a los pocos segundos, la actriz principal se lleva la mano a la nariz y exclama “Pero que puto asco, por Dios!”.

El repentino pedete de un espectador de las primeras filas provocó una oleada de gritos, alaridos y carreras en busca de un poco de oxígeno sin contaminar. Los espectadores se miraban entre ellos, con ojos acusadores, mientras tapaban con sus camisetas sus narices.
“Un pedo sonoro hubiese sido lo suyo” decía Angelines Goyenaga a la salida del teatro. “Nos hubiese alertado de que venía el olor a mierda y podríamos haber ganado unos segundos valiosísimos para conseguir aire fresco”. A su lado, su marido Aitor apunta “Ha sido un pedo de 10, todo hay que decirlo. De los de resaca y acumulativo. Lo ha plantado con mucha maestría, ni un ruido, ni un gesto delatador. Un maestro del pedo”.

arriaga pedo
Uno de los espectadores grabó con su móvil como este otro espectador sufría los efectos de la ventosidad

Los actores y actrices tuvieron que parar la obra unos minutos, mientras abrían las ventanas del teatro para airear el ambiente. Eneritz Paprikak, la actriz principal, declaraba a bilbaotoday: “He actuado en sitios que harían llorar al niño Jesús, y nunca tuve que parar la obra, pero lo del pedo ha sido terrible, apocalíptico. No sé que habrá comido ese hombre o mujer, pero que pida cita rápido con su médico de cabecera, tiene algo roto por dentro, está podrido interiormente. Estaba sobre el escenario y tuve que parar, fue como un puñetazo en la nariz. En la academia de interpretación te preparan para muchas cosas, pero no para esto. Me estoy replanteando dejar este mundo y mirar alguna profesión al aire libre, porque dudo que pudiese aguantar otro pedo así. Es probable que estudie para guarda forestal o socorrista de playa, lo que sea por no estar en un sitio cerrado y que otro pedo así me golpee”.

Los responsables del Arriaga han declarado: “Miraremos las cámaras de seguridad en busca del culpable. Esto no se puede quedar así. Tenemos una butaca para tirar. Podemos tolerar que alguien vomite durante una obra, por placer o entusiasmo, pero un pedo así no lo permitimos.”

 



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.