Un pato controlará la OTA de Bilbao a partir de Junio

Facebook
Twitter
Whatsapp

Un pato del parque de Doña Casilda ha sido contratado para el servicio de OTA de Bilbao. ‘Lucas’ que es como se llama el ave, ha superado con éxito las pruebas de acceso, y a partir de Junio se incorporará a la plantilla.

 

ota de bilbao pato
El pato será implacable

Todo comenzó cuando uno de los recruiters de la OTA estaba pasando la tarde en el parque de los patos con su mujer y su hijo. Se fijó en que había un pato que destacaba sobre los demás, mientras el resto de aves comían sin parar los gusanitos que se les lanzaban, el pato Lucas los guardaba entre su plumaje, para horas más tarde, revendérselos a sus amigos patos a precio de oro. “Ese pato es un crack” dijo el directivo de la OTA bilbaina. También se fijó en que este patito se sabía perfectamente el abecedario y sabía contar hasta 10 en castellano, inglés y francés, además de en idioma pato por supuesto.




El responsable de la OTA de Bilbao le entregó su tarjeta, y esa misma noche quedaron por whatsapp para una prueba. Una prueba que a punto estuvo de cancelarse, ya que el pato Lucas se tomó demasiadas confianzas con el responsable de la OTA Bilbao, y le mandó varios memes de patas ligeras de ropa , cosa que no gustó al directivo.

Uno de los jardineros del parque de Doña Casilda habló con el pato Lucas el día de la entrevista: “Estaba nervioso el cabrón. Se le cayeron varias plumas por los nervios y no paraba de fumar un cigarro tras otro. Le dije que estuviese tranquilo, que le iba a salir bien. Se despidió de su mujer pata y de sus patitos y echó a volar hacia el edificio de la OTA. Antes de lanzarse al vuelo me dijo, me va a salir de pata madre“.

 

ota bilbao pato
Multado por un pato…

Según nos cuentan desde recursos humanos, el pato “es un fuera de serie”. Gracias a su altura, sus ojos quedan al mismo nivel que las matrículas de los coches, por lo que tiene una visión perfecta. Además, aprovecha su pequeño tamaño para esconderse de la mirada de los pequeños timadores que están siempre a la búsqueda de los abrigos fosforitos de los empleados de la OTA.

Al pato Lucas no le preocupa la mala fama que para algunas personas tienen los empleados de la OTA de Bilbao. En recursos humanos comentan: “El otro día haciendo prácticas ya tuvo un encontronazo con un hombre cuando le multaba por no poner el ticket. Este individuo le dijo a nuestro ave que era un hijo de pato, faltándole al respeto. Nuestro pato lucas, lejos de caer en las provocaciones verbales, levantó su trasero e hizo caquita en los zapatos del señor. Está curtido en mil batallas, han sido muchos años en el parque de Doña Casilda lidiando con niños y abuelos, se las sabe todas.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.