Piden 38 años de prisión para un joven que dijo “La de verde me la muerde” a una guardia civil

Facebook
Twitter
Whatsapp

La fiscalía ha soliticado pena de 38 años de prisión para el joven Mikel F. H. del barrio bilbaino de Santutxu, que durante las fiestas de Medeiros(Ourense) gritó a una guardia civil de servicio “La de verde me la muerde” , lo que originó una riña entre varios agentes de la benemérita y la cuadrilla del joven radical vasco.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de Agosto. El municipio orensano celebraba sus fiestas patronales y la noche del 14 de Agosto la plaza del pueblo se encontraba a rebosar durante la actuación de la orquesta “Panorama”. Allí, cerca del escenario, dos patrullas de la guardia civil ejercían labores de vigilancia.
El joven Mikel, acompañado de un amigo, y tras varias horas de ingesta de alcohol, exclamó a viva voz un “la de verde me la muerde” cuando pasó junto a la agente, que en ese momento se encontraba apoyada con sus brazos en el capó del coche patrulla mirando un mapa, con el trasero en pompa. A partir de ahí, se originó una bronca monumental, con vasos de katxi por el aire, porrazos, y muchísimos improperios, que terminaron con Mikel pasando la noche en el calabozo.




Las diferentes versiones del hecho darán mucho trabajo al juez. La agente y sus compañeros afirman que el acusado dijo claramente “La de verde me la muerde”, mientras miraba con ojos libidinosos a la agente. Esto supone que Mikel se enfrente a una pena por desconsideración a la autoridad en el ejercicio de sus funciones, con el agravante de género, castigada con 38 años de prisión. Por otra parte, Mikel ha relatado su versión: “A ver, estaba pasado de alcohol y solo vi un culito verde apoyado en un land rover. Que menudo culo por cierto, me puso el frenillo para lanzar flechas. Yo no vi ningún tricornio ni nada que me hiciese pensar que era una guardia civil, ostia. Podría haber ido de amarillo y entonces hubiese soltado un la de amarillo, que te pillo”.

 

la de verde me la muerde
Mikel entrevistado aquella noche por la televisión Gallega, minutos antes del incidente.

En los próximos meses comenzará el juicio que puede terminar con Mikel entre rejas. Hay que destacar que Mikel ya es un viejo conocido de la justicia. En 2016 fue detenido por una pareja de policías municipales que le pararon en un control rutinario cuando se dirigía con su coche al trabajo. Mikel les dijo que le dejaran en paz, que estaba con su abogado. Los agentes extrañados, puesto que no había mas ocupantes en el vehículo, le preguntaron de qué abogado hablaba. Mikel llevándose la mano a la entrepierna, respondió “El que tengo aquí colgado, cabrones”. Aquello le supuso 6 meses de prisión , que cambió por una multa de 25 euros y la lectura obligada del libro “50 sombras de Grey” a las reclusas de la cárcel de Basauri.

Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.