Puppy no puede mas y estalla : Se hace popó tras aguantarse 20 años

Facebook
Twitter
Whatsapp

El conocido guardián del museo Guggenheim, el perro Puppy, ha sido noticia por un hecho insólito a la vez que natural: se ha hecho caca. Desde que fuera colocado en 1997 en su emplazamiento, el pobre animal se ha estado aguantando todos estos años, pero el pasado domingo por la mañana, su intestino dijo “basta”.

 

puppy caca
El pobre puppy dejó el museo perdido

Puppy, que el pasado 14 de Octubre cumplió 20 años de servicio como fiel vigilante del Guggen, ha permanecido todo este tiempo impasible, sin mover un solo músculo. Su misión de guardián le impedía acercarse al edificio de enfrente a levantar la patita y orinar, pues en ese momento algún malvado podría hacer algo al museo, por lo que aprovechaba las noches para ir soltando los pisotes sin moverse. “Será agua del riego” pensaban los que veían los charcos que se formaban en torno a él. Sin embargo las aguas mayores son otra cosa, por lo que al bueno de Puppy no le quedó otra que aguantar los apretones.




Pero 20 años son muchos años, noches interminables a la intemperie aguantando frío, lluvia, heladas…hacían que los retortijones fuesen en aumento, y el pasado domingo, su pobre cuerpo estalló. “Mira amatxu, puppy se ha hecho cacotas” con esta inocente expresión el pequeño Mikel le señalaba a su ama el montón de mierda que se apilaba junto al bueno de Puppy.

Los encargados de abrir el museo por la mañana se encontraron “el pastel” , hemos podido hablar con Josu Telletxea, que llegó a las 7 de la mañana a abrir el museo :

“No había llegado a la torre Iberdola y un olor nauseabundo me alertó de que algo no iba bien. LLegúe al Guggen y en los ojos de Puppy vi una mezcla de vergüenza, pero de tremendo alivio a la vez. Le dije que no se preocupara, que lo limpiaríamos en un momento, pero que para otra vez avisase, porque lo había dejado todo perdido. Aquello fue una señora deflagración, trozos de caca habían salido disparados y caían por las planchas de titanio de la fachada del museo. Nunca pensé que un perro como el Terrier pudiese defecar semejante cantidad, parecía que estaba podrido por dentro”.

 

puppy caca
Las animales también tienen que hacer sus necesidades

El museo ha borrado los archivos de vídeo donde se guardan las imágenes de las cámaras de seguridad, en ellas se veía el momento de la deposición, y en un gesto de respeto hacia Puppy, ha decidido borrar las imágenes para que la escena no se haga viral en internet. Uno de los vigilantes de seguridad, pudo ver el vídeo antes del borrado:

“En la imagen se ve a Puppy con sudores fríos, y un tembleque en las patas traseras que enseguida te da a entender que algo no va bien. Lo siguiente, pues lo que puedes esperar tras tanto tiempo, es como lanzar un flan a un ventilador. Puppy pesa 60 toneladas e imagínate lo que tenía ahí dentro. Algún trozo de chocolate llegó a Deusto y todo, sobrevolando la ría”.



Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.