Realizan una brutal felación no deseada a un vendedor ciego de la ONCE en la Gran Vía

El pasado jueves, un vendedor invidente de la ONCE sufrió una brutal felación mientras vendía cupones en la Gran Via de Bilbao. Según han declarado fuentes policiales, el acto duró cerca de 10 minutos, en los que el vendedor, presa del pánico, no pudo pedir auxilio ni socorro. Decidió quedarse inmóvil, esperando que el mal rato pasase.

Hoy , días después, hemos podido hablar con el vendedor, al que todavía se le saltan las lágrimas al recordar la situación: «Eran las 11 de la mañana y me encontraba en mi esquina de siempre pegando gritos anunciando el cuponazo. De repente escuché unos pasos acercarse, y acto seguido unas manos me bajaron la bragueta. En un rápido movimiento metieron el jilguero en la jaula, tú ya me entiendes. Se me secó la garganta al instante y era incapaz de pedir ayuda».



Txomin (Nombre ficticio) interrumpe la entrevista, y rompe a llorar emocionado recordando aquel momento: «No había duda de que alguien se había llevado mi cipote a su boca. Afiné el oido con la esperanza de distinguir algún sonido conocido o una voz familiar, pero sólo se oía el ruido que hace un mastin bebiendo agua despues de atravesar un desierto en pleno verano».

«Apreté los puños y me dejé llevar, fue mi manera de hacer el momento más llevadero, llámalo mecanismo ancestral de defensa o como quieras. Me asustaba que al gritar para pedir ayuda, aquello terminase de mala manera.»

La Ertzaintza ya ha montado un dispositivo para localizar al culpable y ha pedido a la ciudadanía que no cunda el pánico, ayer mismo identificaron a varios hombres que rondaban la zona con gafas de sol, bastón para invidentes y cupones al cuello. Todos ellos veían perfectamente, y al ser interrogados respondieron que simplemente «Querían ayudar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.