Utilizan el pene de uno de Bilbao para hacer un trasplante de trompa a un elefante

Facebook
Twitter
Whatsapp

El joven bilbaino Mikel Arbizu Oyetxeagarionandía, ha donado su pene para que sea implantado a modo de trompa en un pequeño elefante africano. El animal perdió su apéndice nasal en una trampa colocada por cazadores furtivos, el otro animal, el de Bilbao, dijo a los médicos que él “no lo necesitaba, que en Euskadi no se folla y no lo usa”. Un gesto que le honra.




Cuando Mikel se enteró de que el pequeño Dumbo, un elefante africano de Kenia, había perdido su trompa , no se lo pensó dos veces, miró su entrepierna, y dijo “Ya es hora de que sirvas para algo, amiga”. Su madre que se encontraba con él en el sofá le preguntó con quién cojones hablaba, y Mikel tiró balones fuera : “Nada nada, pensaba en alto”.

En unas pocas horas embarcaba rumbo a África, para Mikel, que nunca había salido del caserío, era toda una aventura descubrir que en el starbucks le cobraban por un café el precio de tres ovejas, o que verdaderamente existían chicas tan guapas en la realidad y no solamente en las páginas para adultos que él visitaba a menudo.

 

Una vez en la reserva de Kenia, fue examinado por los médicos que se encargarían del trasplante, que comentaron mientras observaban el cimbrel de Mikel: “No hay duda de que es del centro de Bilbao”. En pocas horas fue llevado al quirófano, pero Mikel tenía una voluntad antes de ser anestesiado: “Por favor, con la piel que sobre, hacedme una cazadora y unos zapatos a juego”.

 

trasplante trompa bilbao
Al final a Mikel le sobró también para una mochila

Días después, el pequeño Dumbo lleva una vida normal, con su trompa bilbaina es el más molón de la manada. Apenas ha tenido algún efecto secundario: hay veces que se le escapa algún insulto en euskera y se le suele ver con txapela los días que pega mucho el sol. Mikel por su parte, ha vuelto a Bilbao, donde fue recibido por el alcalde , que le entregó una placa conmemorativa de su hazaña.

Facebook
Twitter
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *