Un vasco lleva apretando el embrague con su pene desde que se sacó el carnet de conducir

Al joven Igor la naturaleza le premió dos veces, la primera por nacer en Bilbao, en el barrio de Santutxu, y la segunda, por haberle dotado con un cipote de generosas dimensiones.

A sus 19 años, este joven se ha sacado el carnet de conducir, y desde el primer día en el que montó en un coche, ha utilizado su miembro para apretar el pedal del embrague.

Hemos podido hablar con el joven Igor, que nos relata su curiosa manía: «Todo empezó con la primera clase práctica del carnet. Cuando me monté en el coche y la profesora me enseñaba el funcionamiento básico, me di cuenta de que había tres pedales para dos pies. Le sugerí a la profe que podría usar mis tres piernas para los tres pedales. Me miró extrañada.»

«En ese momento me bajé la bragueta y saqué la nutria a pasear. Se quedó alucinada y con los ojos como platos. Ese día no dimos clase, subimos a Artxanda directamente».



El joven aprobó el examen sin faltas, y desde entonces circula de su curiosa manera: «Hay quien conduce con un brazo en la ventanilla, con la mano sobre la palanca de cambios….no lo veo tan diferente, yo llevo el nardo apoyado en el embrague, y cuando lo necesito, pienso en algo caliente y así aprieto el pedal hasta el fondo. Será una ventaja de ser vasco…».

Movidas al volante

Igor también admite que alguna vez, su largo amigo le ha salvado de algún encontronazo con otro conductor: «Un día me hicieron una pirula en la avanzada y casi me dan una ostia con el coche. Grité al tío y se me puso gallo, le saqué el morcón por la ventanilla y el tío aceleró asustado».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.